Monday, February 21, 2011

El discurso del rey

Este dispositivo diabólico lo cambiará todo. Anteriormente el rey no tenía más que lucir bien en el uniforme y seguir recto en la silla de montar. Hoy en día, estamos entrando en las casas de la gente y estamos socializando con ellos. Nuestra familia fue llevada a la más vil profesión del mundo. Somos actores! – Así dice el rey Jorge V en una de las escenas en la película “El discurso del rey” (“King’s Speech”) a su hijo Alberto. Él habla de la radio. Su invención cambió para siempre la forma en que las autoridades y los monarcas se comunican con los ciudadanos y los sujetos. Y los tiempo eran difíciles – la película “El discurso del rey” se lleva a cabo en vísperas de la Segunda Guerra Mundial – y la necesidad de comunicarse con el público era enorme.

Albert nunca quería sentarse en el trono. Su hermano mayor, David estaba hombre sano, fuerte, por lo que Alberto podía estar seguro de que siempre vivirá en su sombra. Aun más que desde la infancia le dijeron que es peor que su hermano, y además tenía un defecto desagradable: balbuceó.
Así que cuando David empezó un romance con una americana, Bessie Wallis Simpson, divorciada dos veces, y comenzó a amenazar que al final de su vida se asocia con ella, toda la corte empezó a sentir que Albert tendrá que salir de las sombras. Ni el gobierno ni parlamento dejaron lugar a dudas indicando expresamente que David tendrá que elegir – la esposa o la corona.
David llegó a ser brevemente el rey Eduardo VIII, pero renunció poco después, dando al trono por amor. Su lugar fue ocupado por tartamudo Albert, quien tomó el nombre de Jorge VI. (Vale la pena mencionar que él era el padre de la actual reina Isabel II.)

Albert y su esposa Elizabeth (más tarde conocida como la Reina Madre) desde hace mucho sintieron lo que viniera y adoptaron medidas (sobre todo ella) cada vez más vigorosas para superar las limitaciones de Bertie. Al final llegaron al excéntrico Lionel Logue que, aunque sin ninguna preparación científica, alcanzó un éxito considerable en el trabajo con personas que, debido a diversas experiencias, habían dificultades con el hablar.

Esta película no es para aquellos que gustan acción trepidante y efectos especiales. En realidad es una obra de teatro filmada. El quid de la historia es la relación entre Albert y Logue. Este primer es
colérico que no tartamudea sólo cuando dice maldiciones. El segundo es el actor incumplido que burla las etiquetas, seguro de sus capacidades. Sus relaciones no son las más fáciles, pelean y algunas veces ofenden uno al otro, no hablan durante semanas entera, para ver finalmente que lo que les une no es sólo una relación maestro-alumno pero también la amistad.
Los esfuerzos de ambos producen un efecto. La película no sugiere un típico final de Hollywood. De hecho, el trabajo de los dos hombres demuestra ser eficaz, pero Albert no deshace totalmente de sus dolencias. Tendrá que vivir con ellas.

A pesar de todo este “entourage” teatral, la película va suavemente. En esta pel
í se puede ver lo mucho que puede desempeñar la cara. Colin Firth, quien interpreta a Albert, es sensacional. Cuando trata de dar un discurso a la nación, no es él quien está jugando, es su rostro. La cámara muestra exactamente cada gesto, cada movimiento de los músculos. No hay duda de que él es realmente aterrorizado de que puede estar a punto de pronunciar el discurso más importante de su vida. ¿Puede decir todas las cosas sin dudar? ¿Será creíble para sus sujetos?

“El discurso del rey”, dirigido por Tom Hooper, guión: David Seidler, prod.: Australia, EE.UU. y Reino Unido, protagonizado por Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter, Guy Pearce. La película recibió 12 nominaciones al Oscar. Los resultados serán anunciados el 27 de febrero.

Trailer español

Sitio oficial de la película
http://www.kingsspeech.com
Share:

0 komentarze:

Post a Comment